Rafa Lorente

J.F.Díaz

28 de diciembre de 2021

Antonio García Ferrer: “Sigo sin entender como no hay un retorno de la apuesta externa”

Antonio García Ferrer ha asumido la presidencia del Jockey Club español y su objetivo para los próximos dieciocho meses, en que acaba el mandato de la actual Junta Directiva, es lograr una estabilidad en sus órganos para su función de regulador y como consecuencia la obtención de los ingresos necesarios para ello, independientemente de la estructura o de la Junta Directiva que se elija en unas futuras elecciones.

“El Jockey Club Español nace porque la Federación Hípica Española se negó a asumir la regulación por las razones que figuran en el acta de su Comisión Delegada de 12 de mayo de 2015 (se puede leer en la web de la RFHE), y por esta causa Jesús Fernández Mur creó los estatutos del actual JCE que apoyamos algunos propietarios, criadores, gentelman y profesionales con el fin de que no se volviesen a paralizar las carreras en HZ”, señala García Ferrer.

“Esto no hubiese servido si Íñigo Méndez de Vigo no es nombrado Ministro de Cultura y Deporte, que no solo facilitó que la Federación Internacional de Autoridades Hípicas nos examinase para darnos la competencia para poder ejercer la regulación, sino que también apoyó la realización de las carreras en Lasarte y Sanlúcar consiguiendo que SELAE firmase el convenio con los hipódromos evitando que se volviesen a paralizar las carreras como ocurrió con la primera jornada del mes de julio en Lasarte, al no estar firmado  el convenio para ese año”, afirma respecto al impulso que significó el Jockey Club.

“A partir de este momento todo el sector tenemos que estar agradecidos a la labor que hizo José Hormaeche para conseguir la aprobación de la FIAH y organizar el JCE para poder regular las carreras en HZ en la segunda semana de septiembre”, comenta respecto por el presidente saliente.

 

Pregunta. Se va José Hormaeche y aparece Antonio García Ferrer, ¿cuál ha sido el motivo del cambio?

Respuesta. Había un compromiso de los propietarios de la Junta para relevarle en este segundo mandato, y ahora, habiendo trasladado su residencia a Asturias, presentó su dimisión porque le era imposible ejercer su función en esta situación. Para la elección del sustituto los propietarios propusieron que fuese yo el que se presentara, para que la Junta Directiva aprobase el nombramiento.

 

P. ¿Hay un objetivo marcado? ¿Cómo se encuentra el JCE?

R. Ahora hay 18 meses por delante hasta las elecciones de 2023. En este periodo de tiempo hay que resolver los problemas para darle estabilidad en el futuro.

La situación económica es buena en el sentido en que está saneado, los resultados de los ejercicios desde su constitución han sido siempre positivos.

Tenemos dos fuentes de financiación: el canon de los hipódromos, que es un porcentaje sobre los premios, y las licencias de colores de propietarios, de profesionales, de amateurs y de caballos en competición.

En cuanto al canon, siempre elaboramos los presupuestos para el año siguiente desconociendo cual va a ser el importe de los premios, que por diversas circunstancias, en los últimos siete años, se han reducido en un millón y medio de euros. 

Respecto a la segunda fuente, dependemos fundamentalmente del número de propietarios y de caballos, pero aunque íbamos con un crecimiento anual del 15%, en el 2020 y 2021 se ha cambiado el signo, motivado por la incertidumbre provocada por la pandemia, al no saber si iba a haber carreras en el 2020, el cierre de Dos Hermanas y la crisis económica. Por eso considero que esta incertidumbre en lo que afecta a los ingresos hay que solucionarla.

En lo referente al gasto me preocupa la situación que tenemos con los cargos hípicos. Unos no cobran por amor a las carreras y el resto es simbólico por jornada de carreras. Aunque este gasto nos lo abonan los hipódromos, necesitamos hacer una formación y disponer de un banquillo para cubrir las emergencias y a las personas que quieren retirarse. El JCE no tiene en la actualidad los recursos económicos para resolver este problema.

Tendrían que aumentar considerablemente el número de propietarios y de caballos, y como eso no está previsto en un corto plazo, los recursos económicos tendrán que venir de los hipódromos, para lo que necesitarían un retorno de la apuesta externa.

 

P. Y las carreras, ¿son viables tal y como las entendemos ahora?

R. Milagrosamente sí. Gracias a lo que aportan los propietarios, alrededor de siete millones descontados los cinco y medio de los premios, más las aportaciones de las Entidades Públicas. Pero estar siempre dependiendo del milagro es un peligro, sigo sin entender como no hay un retorno de la apuesta externa como sucede en todos los países.

 

P. Pero es un tema ya muy viejo, ¿no?

R. Así llevamos desde la reapertura de HZ en el 2005, y me consta que todos los Presidentes de los Hipódromos han puesto su máximo empeño porque era la solución a sus problemas. No soy capaz de entender por qué no se resuelve.

 

P. ¿Se siente optimista?

R. Ser negativo no aporta nada aquí y en todos los órdenes de la vida, pero es algo que debemos solucionar y para ello vamos a trabajar.

 

P. ¿Está cumpliendo el Jockey Club con la misión con la que empezó a regular las carreras?

R. El Jockey Club está saneado y la FIAH está satisfecha, tal y como dejó patente France Galop al HZ. Me preocupa que los cargos hípicos sean veteranos, prácticamente amateurs y no haya banquillo para reemplazarles. 

 

P. Ha vuelto Dos Hermanas con pocos partants eso sí, se habla de Mijas...

R. Lo de Mijas lo veo complicado por lo menos a corto plazo. El hipódromo necesita inversión para volverlo a la situación inicial y no sé si el Ayuntamiento estaría en disposición de hacerla, y la iniciativa privada sin un retorno de la apuesta es imposible que la acometa. Veremos qué sucede. 

El siguiente objetivo debe ser fortalecer Lasarte, si puede recuperar el importe de los premios que daba y hacer las inversiones necesarias para mejorar las instalaciones. Dos Hermanas, una vez que ha arrancado, debe dar en cada jornada un premio atractivo que facilitaría que se desplazasen más caballos y en cuanto al HZ, de momento estamos contentos. 

En cuanto a la Asociación de Hipódromos debe facilitar que se haga conjuntamente con el JCE un programa coordinado de las carreras de todos los hipódromos, no como sucede en la actualidad, que cada cual presenta el suyo, aunque he de reconocer que este año ha habido un avance con el HZ que se ha reunido en el JCE con los propietarios, criadores, preparadores y amateurs para recibir las sugerencias oportunas y recogerlas antes de publicar el programa. Igualmente la AH, puesto que es la receptora del contrato de LAE, debe garantizar el abono de los premios de los programas aprobados.



Podría interesarte...

PRONOTURF ®