TORQUATOR TASSO | Foto: Zuzanna Lupa

Sansovino

04 de octubre de 2021

Arco 2021: TORQUATOR TASSO y la gloriosa incertidumbre del Turf

En el mismo mismo día y lugar que Rodaballo ganaba un Grupo 2, Torquator Tasso se adjudicó el Gran Premio de Baden Baden, en el hipódromo de Iffizheim, cercano al famoso balneario. Es la carrera alemana de mayor prestigio, pero nadie se imaginaba que en su siguiente salida vencería en el Arco de Triunfo, la carrera de mayor prestigio, pero del Mundo. Su dividendo de 72 a 1 confirma lo inesperado de su espectacular victoria en Longchamp, que vale la pena comentar un poco.

Torquato Tasso fue un famoso poeta italiano del Renacimiento, pero el caballo con ese nombre (más la “r” de Torquator) es alemán por los cuatro costados. Su padre, recientemente fallecido, es Adlerflug (2004) que ganó el Derby alemán y fue segundo dos veces del Gran Premio de Baden Baden. Nunca salió de su país salvo en su última carrera cuando fue tercero del Ganay de 2009 en Longchamp. La madre de Torquator, Tijuana y su abuela Tucana también son alemanas, por esos los nombres de los tres empiezan con “T” como es preceptivo en la cría alemana. Su feliz entrenador, Marcel Weiss, no es de los de la élite germana y tuvo que pedir un intérprete para las entrevistas en Longchamp porque no se defiende ni en inglés ni en francés. El jockey Rene Piechulek apenas monta fuera de Alemania. Por si no fuera bastante, los colores del propietario, Gestut Auenquelle, son los de la bandera alemana. 

Sin embargo, todo eso no eran razones para impedir la sorpresa. No es la primera vez que un caballo entrenado en Alemania gana el Arco, Star Appeal lo hizo en 1975 y la yegua  Danedream más recientemente, en 2011. Ambos venían también de ganar el Gran Premio de Baden Baden. Los caballos germanos triunfan con cierta frecuencia en buenas carreras fuera de su país y son sin duda la cuarta potencia del turf europeo tras los consabidos ingleses, irlandeses y franceses.

Lo que motivó la gran sorpresa fue más bien que Torquator Tasso parecía estar ya bastante contrastado con los caballos europeos a través de las frecuentes visitas de estos a las pruebas de grupo alemanas. El tercero en Baden Baden a cuatro cuerpos y medio de Torquator fue Passion and Glory de Godolphin, que venía de ganar tres carreras, la última un Grupo 3 en Goodwood, pero es básicamente un caballo de hándicap alto. Además, en agosto Torquator estuvo batido por más de dos cuerpos en Berlín por Alpinista, una excelente yegua británica de Mark Prescott, que no había ganado hasta entonces un Grupo 1. Pero ahora se recuerda mejor que Alpinista está imbatida este año incluyendo otro Grupo 1 más en Alemania en septiembre. Es muy posible que haya subido de valor bastante en 2021 y que, a juzgar por la carrera de agosto, Torquator Tasso también. Lástima que Alpinista no corriera el Arco.

La inefable “gloriosa incertidumbre del Turf “se suele componer de varios factores, varios no identificados, que se suman entre sí en los resultados inesperados. Torquator Tasso estaba mal valorado igual que Alpinista, los triunfos en Alemania se miran a menudo con poca confianza. También influyó su enorme adaptación al terreno pesado en que se corrió el Arco y muy particularmente a una monta perfecta de Rene Piechulek, extasiado cuando volvía a balanzas. Al ver que el paso no era muy fuerte, cuando iban por el bosquecillo pidió a su caballo para situarle sobre la 7º posición en la calle 3 donde viajó cómodamente hasta la recta. Adayar había conducido casi toda la carrera y cuando Tarnawa y Hurricane Lane, que iban a la altura del alemán, saltaron del pelotón a cazar al conductor, Torquator también lo hizo pero sin ningún problema de tráfico y retrasando ligeramente su ataque, lo que probablemente fue una clave del desenlace, el alemán aplicó su máxima potencia en el momento justo. Por otra parte, y esto es más de mi cosecha, el remate final de Torquator por la calle 4 pasando como un expreso a Tarnawa y Hurricane Lane es algo “deja vu” cuando Waldgeist batió a Enable en los últimos metros hace dos años, también con pista pesada. Da la impresión de que en esos últimos cien o doscientos metros la pista de Longchamp está bastante más rápida en las calles 4 ó 5 que en los palos. Quizá sea solo una impresión, pero el año pasado el ganador Scotssas se apartó a propósito de los “railes” para presentar su ataque.

En todo caso, está claro que Torquator Tasso batió a los tres favoritos (Adayar conservó el cuarto puesto) por lo que la carrera no solo no fue falsa, sino de enorme categoría. El primer francés, Sealiway, estuvo quinto. Appleby ya ha anunciado que el Hurricane y Adayar seguirán en entrenamiento el año que viene. Esperemos que también lo haga el gran alemán.




Podría interesarte...

PRONOTURF ®