TIGER ROLL | Foto: Racing Post

Sansovino

18 de marzo de 2021

Cheltenham: tres protagonistas del segundo día

Si la carrera hubiera tenido 100 metros más, NUBE NEGRA habría ganado el Champion Chase. El hijo de Dink iba cercándose a PUT THE KETTLE ON a cada tranco en la cuesta arriba, pero la meta llegó antes.  El caballo, criado en España por Luis Álvarez Cervera, ha confirmado su victoria de Kempton en Navidades sin el descargo que disfrutó entonces. Con solo 7 años, se le abre un futuro prometedor en los steeples cortos de esta temporada y de las siguientes, sin descartar que aborde también mayores distancias. 

A los turfistas españoles la carrera de Nube Negra nos ha llenado de orgullo, pero el mayor protagonista del día fue, sin duda y una vez más, TIGER ROLL, ganador del Cross Country Chase en una jornada dominada, como suele pasar en Cheltenham, por los caballos irlandeses y precisamente en el día de su patrón, San Patricio.

Cheltenham es el único hipódromo británico que dispone de ese ese recorrido caprichoso con toda clase y tamaño de obstáculos, giros continuos a derecha e izquierda, pendientes repentinas y toboganes vertiginosos. En Francia hay varios, Pau por ejemplo, pero el Cross Country del meeting de Cheltenham con 6100 metros y 32 obstáculos es sin duda la prueba cumbre del año en la vistosa especialidad. TIGER ROLL conoce su recorrido de memoria. En 2018 lo ganó por primera vez aunque no era su primera victoria en Cheltenham: en 2014, con cuatro años había ganado dos veces en las vallas bajas y en 2017 en los obstáculos grandes. En aquel 2018 su entrenador, Gordon Elliot  había tomado una decisión audaz: correr el Grand National poco más de tres semanas después. TIGER ROLL lo ganó en su primera participación. En 2019 ganó de nuevo el Cross Country y por segunda vez el National montado de nuevo por Davy Russell. Desde RED RUM, hace casi 50 años, nadie había doblado victoria en el célebre hándicap de Aintree y Tiger Roll se convirtió definitivamente en el saltador más popular de las islas.

En 2020 las cosas no fueron tan bien. Era el favorito absoluto para ganar su tercer Cross Country en Cheltenham, pero no pudo batir al francés EASYSLAND dominador de los Cross Country de Pau y de Compiègne. Elliot decidió que no correría el National y no volvió a las pistas hasta octubre. Desde entonces ha corrido tres carreras, donde no pasó de sexto y en el Cross Country de noviembre tuvo que ser parado. Hace solo una semana pasó a la preparación de Denise Foster. Con esos antecedentes no había mucha confianza en su nuevo intento en Cheltenham y el favorito era su viejo rival EASYSLAND. Pero “el tigre” lo ha vuelto a hacer; en los primeros lugares durante toda la carrera ha dejado al francés segundo, a 18 cuerpos.  Por desgracia, no intentará un tercer triunfo en el Grand National. Su entrenadora le ha retirado por disconformidad con el peso asignado: “no puede ser que carguen con los pesos máximos a caballos de Crosss Country” – ha declarado – olvidando que TIGER ROLL es doble ganador del National.

El tercer protagonista del miércoles fue una señora jockey (hay que resistirse al feísimo “jocketa”): Doña Rachael Blackmore. La irlandesa de 31 años empezó a montar como aficionada y no pasó a jockey profesional hasta 2015. El martes fue la primera mujer en ganar el Champion Hurdle en los 100 años de historia de la carrera y lo hizo sobre HONEYSUCKLE, otra fémina. Este miércoles ganó la primera, un Grado 1, y fue desmontada aparatosamente por su caballo en la segunda. La última carrera de día era el “Bumper”, la única prueba sin obstáculos del meeting de Cheltenham, también Grado 1. El mago irlandés Willie Mullins ensillaba a cinco participantes, entre ellos el favorito KILCRUIT con el primer jockey de la preparación, Paul Townend y a SIR GERHARD montado por Rachael. La excepcional jockey resistió a fuerza de brazos el ataque del favorito y logró su segunda victoria del día por medio cuerpo. Con mujeres como Raquel no hacen falta políticas de género.



Podría interesarte...

PRONOTURF ®