Rocío Relaño | Foto: Salva Maroto

A.Suescun

11 de febrero de 2021

Debut en carreras de Rocío Relaño con RADAMES

No todos los días debuta una jinete en carreras en el turf español. Y la mayoría de los aficionados ajenos al arte de montar un caballo de carreras podemos pensar que un debut es simplemente eso, un debut. Aunque desde la barrera creo que es más que eso, sobre todo para nuestra protagonista de hoy. Podríamos definirlo como la consecuencia de varios pasos previos que concluyen en estar vistiendo una chaquetilla concreta, estar cabalgando sobre un caballo en el paddock, entrar en los cajones de salida e intentar cruzar el poste de meta en primera posición con todas las miradas del hipódromo puestos en ti.

Seguramente los pocos minutos que durarán el premio Héctor Licudi, este domingo, 14 de febrero, sobre 1.700 metros pasarán volando para Rocío Relaño. Lo que está claro es que, en palabras de la propia amazona afronta su debut, “con muchísimas ganas y con muchísima ilusión, incluso hay veces que todavía no me lo creo. Es un sueño hecho realidad y me parece increíble tener esta gran oportunidad”. Las oportunidades se suelen ganar muchas veces con el trabajo diario y esa opción de debutar lo lleva ella ganando desde que un día empezase a montar en el hipódromo con 16 años. Una llegada al Hipódromo de La Zarzuela que viene principalmente de su gran amistad con Bea Alonso, igualmente amazona y propietaria de caballos con el preparador Jesús López.

Como fundamental también es el papel del propio Jesús para que este acontecimiento se produzca el 14 de febrero, ya que, en palabras de nuestra protagonista, “le agradezco mucho su paciencia y que haya confiado en mí desde el minuto cero. Le estoy tremendamente agradecida por todo y la verdad que me ha guiado siempre en toda mi trayectoria”. En definitiva, la labor del entrenador con el que trabaja Rocío desde sus inicios en el hipódromo ha sido clave para que ella el domingo se ponga la indumentaria de jockey.

Igualmente fue Jesús una de esas personas que le sondeó y animó a la opción de poder montar en carreras después de que con 18-19 años al iniciar sus estudios de Farmacia en la Universidad Rocío cogiera su afición con mayor seriedad y pasión. “La opción de montar la llevo sondeando desde junio del año pasado y ya cuando me saqué la licencia en septiembre la idea inicial era debutar con IVAN EL TERRIBLE antes de Navidad”. Todo estaba preparado para ese día marcado en el calendario con rojo, aunque infortunadamente hubo un impedimento que ahora la amazona se lo toma como una anécdota graciosa, “justo cuando Jesús me iba dar partant y ya cuando estaba preparada para debutar con el tema del peso controlado y todo, resulta que no había tramitado correctamente la solicitud de licencia para montar en carreras, por lo que ese día no pude montar”.

La verdad que nunca viene mal tomarse las cosas con un poco de humor y más si cabe para matar esos posibles nervios de la primera vez. Unos nervios que son evidentemente normales. Seguro que el poder correr en un hipódromo por primera vez en una carrera debe ser una sensación única y especial. Algo distinto al poder entrenar a diario con un caballo. Esta vez sí, el debut oficial de Rocío será la que hará montando a RADAMES, que a su vez se estrenará a sus seis años con en el patio de Jesús López con los colores de la cuadra Zebra. Un debut que llega pocos días después de que la amazona haya finalizado sus exámenes de la Universidad. Por lo que ahora dejando los libros momentáneamente a un lado toca centrarse en esa segunda carrera del programa en el Hipódromo de La Zarzuela.

Preguntándole concretamente por RADAMES, al que le conoce del trabajo diario, sobre sus opciones en carrera, “la verdad que le veo opciones, tengo mucha fe en él. A las mañanas está entrenando muy bien, tiene un gran corazón y lo da todo en cada galope. Es verdad que será mi debut, pero le tengo mucha fe por sus grandes entrenamientos”. Está claro que su motivación es máxima para esta ocasión, una sensación siempre bienvenida. Tal y como se ha dicho anteriormente, un debut es un debut y solo se produce una vez en la vida. Por tanto, seguro que ella recordará esta fecha y carrera siempre.

Pero este acontecimiento no se queda exclusivamente en su carrera del domingo y es que Rocío tiene ganas de seguir montando todo lo posible en el futuro y seguir disfrutando del turf durante mucho tiempo. “Las carreras de caballos son la afición que más me gusta y me sirve como un refugio mental para escaparme y pensar solo en mí y en el caballo. En ese momento en el que estoy encima de un caballo solo pienso en el presente, dejando todos los demás temas de lado”. Nos confiesa que probablemente pase más tiempo del que debería en el hipódromo, teniendo en cuenta sus ocupaciones académicas, pero el hipódromo es su particular refugio.

Realmente siendo sinceros nos suena esa confesión a más de un aficionado a las carreras. Definitivamente, este domingo ganaremos una amazona más para nuestro turf y además en el futuro muy posiblemente ganemos una gran farmacéutica. Ahora bien, independientemente del resultado que consiga con RADAMES este domingo, que tal vez sea una victoria, el debutar siempre es un triunfo particular que se lleva cada uno para toda su vida.



Podría interesarte...

Conocemos
PRONOTURF ®