Rafa Lorente

J.F.Díaz

28 de julio de 2020

203

El turf argentino se desangra y Pablo Pedro Díaz nos cuenta la situación

El turf argentino se desangra. Son cuatro meses sin competición alguna y eso es mucho para uno de los países con más tradición en las carreras de caballos. Con la llegada de la cuarentena, la competición desapareció y la pasada semana más de mil empleados del hipódromo de Palermo tomaron la calle Libertador para reclamar que el sector sea considerado como industria. 

A la cabeza del movimiento, un conocido y respetado entrenador de la afición española y que hasta hace bien poco estuvo trabajando en los hipódromos españoles, Pedro Pablo Diaz. "Somos 85.000 familias los que vivimos de las carreras de caballos. Necesitamos que todos los gobiernos nos consideren como industria. Somos un deporte al aire libre y estar en la fase que se iniciará el 2 de agosto. Pedimos que nis incluyan dentro de los deportes individuales al aire libre. No es un deporte de contacto. En todas las capitales del mundo, y no es casualidad, la primera actividad deportiva que volvió fue el turf. Tenemos 900 caballos en Palermo, 1.500 en San Isidro y no hemos tenido casos de covid . Tenemos responsabilidad y disciplina. Lo hemos demostrado desde el primer día. Todos los días hemos estado al lado de los caballos. No hemos dejado de trabajar ningún día. Somos la industria del turf. ¿Qué tiene que ver un criador con alguien que va a un hipódromo a apostar? Estamos mal ubicados. Nos tienen que incluir en la fase 2. Solo queremos trabajar".

Pregunta. ¿Desde cuándo están sin competir, sin que salgan los caballos a la pista?

Respuesta. Desde el 20 de marzo se decretó el confinamiento se pararon todas las actividades. Cada quince días se fueron ampliando. Hace dos semanas se empezó a plantear una vuelta a la normalidad, como hicieron en España,  con diferentes fases. Lo peor es que nosotros no estamos descritos en ninguna fase. No sabemos cuándo vamos a volver.

P. ¿Qué pasos están dando para intentar recuperar la normalidad?

R. Tuvimos una reunión con el ministro de la producción y el trabajo y planteamos la posibilidad de que nos incluyera en la fase 2 que habla de deportes individuales al aire libre, que sería a partir del 2 de agosto. Obviamente sin público. Vamos, lo mismo a todos los países. Incluso Uruguay, que está aquí al lado, solo paró un mes. Dijimos que íbamos a respetar todos los protocolos y les pareció lógico. 

P. Por lo que dice hay mucha incertidumbre...

R. Acataremos las resoluciones. Si las fases avanzan, nosotros avanzaríamos y al revés, pero por lo menos saber de que estamos incluidos en una fase y tener una certeza de que en el momento en el que la situación sanitaria mejore, nosotros vamos a correr. Hoy no sabemos nada, ni mejorando la situación y eso es lo que nos angustia.

P. ¿Cómo están reaccionando los propietarios?

R. Había 1.600 caballo y hoy hay 900. Cuando se para, se van. Va a costar mucho tiempo que vuelvan. En San Isidro, lo mismo. De cerca de 2.000 hemos pasado a 1.500. La situación está muy complicada. Los propietarios no aguantan más y nosotros tenemos la incertidumbre de perder la fuente de trabajo. 

P. ¿Y otros deportes? ¿El fútbol?

R. No buscamos ir de la mano del fútbol. Es algo muy distinto. En el turf no hay contacto. Aquí no han vuelto ni a entrenarse y nuestros caballos ya están listos para correr. 



Podría interesarte...

Internacional

27 de julio de 2020

Sussex Stakes G1

PRONOTURF ®