Rafa Lorente

R.Lama

21 de julio de 2020

268

Entrevista a Pepe Barderas en la semana que se disputa el premio que lleva el nombre de su familia

El próximo jueves el Hipódromo de La Zarzuela homenajea a la Familia Barderas. Apellido muy ligado a nuestras carreras de caballos desde el pasado siglo.

Hoy hablamos con Pepe Barderas. Un maestro como entrenador y que su nombre va íntimamente ligado al de Rafael Martínez ya que lideraron la cuadra Vimar, que fue referencia en el último tercio del pasado siglo XX. Nombres como Lady Snob, Rampur, Well Set o Tinto de Toro, quedan en la memoria de los que hemos cumplido demasiados años.

No podemos olvidar el nombre de su hermano Adolfo, que como jockey llenó un hueco en nuestro Turf estando en los puestos punteros de la estadística detrás de leyendas como Román y Claudio.


.-Buenos días Pepe ¿Qué sientes al tener una carrera que lleva el nombre de tu familia y que es un reconocimiento de todo el sector de las carreras?
Es una alegría inmensa el que se acuerden de nosotros, tanto de mi hermano Adolfo como de mí. Me siento muy reconocido por todos y quiero agradecer que el hipódromo de Madrid tenga este detalle con nosotros. Este año no podré acudir porque estamos fuera de Madrid. La carrera se iba a haber corrido el 5 de abril, pero por las razones que todos conocemos se tuvo que aplazar.


.-Cuenta, para los más jóvenes quién fue José Barderas. ¿Cómo llegaste al hipódromo?
Nosotros somos de Aravaca. En nuestra infancia para los niños que queríamos ganar un poco de dinero sólo había 2 salidas, trabajar en el tenis recogiendo pelotas o en el golf de caddie. Yo trabajé de caddie con el Conde de Villapardiena y le pedí que me llevara al hipódromo porque ya estaba mi hermano allí. En 1956 entré en La Zarzuela como aprendiz de D. Francisco Cadenas. Allí coincidí con Sabino Polo, Román Martín y mi hermano Adolfo que era   mayor que yo. Luego pasé a ser aprendiz de la cuadra Barreiros y de la cuadra Esperanza, la de Todo Azul. Tuve un accidente muy grave a caballo donde me rompí la pelvis por 2 sitios y la cadera por 4. Me impidió poder montar en carreras.

A mí me encantaba este mundo y me hice preparador en octubre del 69. Tenía 4 caballos. Edelweis, el Tempranillo y Nacerina. Con esta yegua gané mi primera carrera. Era la última de la jornada y había poca luz. La llegada fue muy apretada. Nos llevaron al cuarto de Comisarios a los 2 entrenadores y el Sr. Lahera no sabía bien quien había ganado. Dijo “parece que gana el de la muserola blanca”. Dije “ese es el mío” y salí de ese cuarto con mi primera victoria como entrenador y con la monta de Claudio Carudel.


.-Mucho trabajo y por fin llegan los triunfos con la cuadra Vimar. Lady Snob, Well Set, Tinto de Toro o Rampur. Háblanos un poco de ellos.
Ya había ganado alguna carrera buena, como el Premio de la Fegentri y me iba haciendo un nombre en las carreras. A través de 2 propietarios míos que trabajaban en el Banco Ibérico, de Moltó padre y de Miguel Angel Ribera, me presentaron a Rafael Martinez y empezamos a trabajar. Se compraron caballos en Francia. Alguno había corrido en Deauville como Rampur y vinieron Machete, Well Set, Punta Real. También comprábamos en la Yeguada Torre Duero de Javier Navarro Reverter. Ganamos muchas carreras.


.- Una de ellas el Martorell en 1974, que se corre este jueves, con Lady Snob.
Hay una anécdota curiosa con la compra de esta yegua a Javier Navarro. Coincidimos Rafael y yo en la Yeguada con D.Antonio Blasco y Fernando Fdez. Tapias. Blasco estaba eligiendo los yearlings que iba a comprar, pero yo había echado el ojo a una yegua pequeñita. Tuve la suerte de que no la escogieran y nos la quedamos. Nos decía D.Antonio “como compras esa yegua si se va a salir por debajo de los cajones” y si salió de los cajones y ganó sus buenas carreras. Luego compramos a su hermano Principe Ruso, que se lesionó y teníamos apalabrado a su propio hermano, Principe Duero pero cuando fuimos a recogerle se lo había vendido Javier a Conchita Molins…


.-¿Cuál es la carrera con la que más a gusto o más realizado te has sentido, no necesariamente la mejor dotada?
Pues me quedaría con la victoria de RAMPUR en el Gran Premio de Dax donde batimos a un caballo de la Marquesa de Moratalla que había comprado, con un valor muy alto, para ganar esa carrera. Con este caballo, cada vez que viajábamos, ganábamos. Vencimos en Sevilla, el Puerto de Santa María, en San Sebastian y en Valencia, en el Gran Premio de Fallas que se corría el 19 de marzo por la mañana y volvimos a Madrid en avioneta porque había carreras por la tarde en La Zarzuela.


También trabajaste para Pepe Gonzalez y su cuadra Asturias y ganaste un Velayos con Diego Martínez en la silla.
Cierto. Juanje Ceca me pasaba caballos para entrenar en Sevilla. Me gustó uno, REAL DECRETO, que había corrido mal porque como me dijo Diego Martínez, le daba la arena en la cara y no le gustaba nada. Le pedí al dueño que me lo dejara en Sevilla, aceptó y ganamos el Gran Premio de Andalucia con Diego. Los primeros colores los llevaba Floro con GLENBANK LASS que ganó el steeple del Mundial.

Ya en Madrid ganamos un Velayos con AGOBIO y Diego en la silla.


Háblanos de tu hermano Adolfo, menos conocido por el público.
Era mi hermano mayor. Me llevaba 4 años de edad. Gracias a él, que ya estaba de aprendiz, conocí este mundo y hasta ahora. Adolfo entró en el hipódromo por el Marqués de Urquijo. El trabajaba recogiendo pelotas de tenis. Pasó a ser aprendiz de Cadenas. En aquella época había una escuela de aprendices que llevaba el padre de Enrique Romera. Nos daban 5 pesetas por ir. Adolfo si cumplió el sueño de ser jockey. Ganó las 30 carreras que se necesitaban para ser jockey y lo consiguió con CUARTERO. Montó para la Yeguada Militar, el Conde de Villapardierna donde ganó un premio Quinta de la Enjarada con POMBO, ganó un Villamejor para Beamonte. Era muy buen jockey. Luchaba el 3er y 4º puesto de la estadística que dominaban Claudio y Román. Posteriormente, con la apertura del hipódromo de Valencia se instaló allí. Una yegua de Agulló le dio un golpe muy fuerte en la cabeza y estuvo muy fastidiado. Era muy buen jockey.


Una vez llegada la jubilación diste un nuevo paso tomando de la mano a Alvaro Soto y ayudándole en esos primeros momento tan difíciles en Madrid.
Soy muy amigo de su padre. Cuando Pedro Mateos le ofreció dar el paso de ir a Madrid me ofrecí a ayudarle en todo lo que fuera necesario. Tuvimos un tordo de mucha calidad WEALTH TAX y le ayudé en todo lo que pude. Fueron unos meses que me hicieron recordar mi profesión.


La saga continua con tu hija Vicky. Directora de Comunicación del hipódromo de La Zarzuela. ¿Viene alguien de los pequeños por detrás para seguir la tradición?
Pues a mi hija Vicky le encantaba. Estaba a las 5 de la mañana esperando a la puerta para acompañarme al hipódromo. Luego le dejaba en el colegio. Tengo 4 nietos, pero no les atrae este mundo.


Para acabar. Un pronóstico para tu carrera.
Me gusta el número 1 Ring Cycle.


Ha sido media hora de puro turf. Del antiguo. Del que nace de las entrañas de la Aravaca humilde. Pepe Barderas es un luchador nato que ahí anda, con sus achaques, como él dice, pero con una memoria prodigiosa. Cuenta anécdotas y vivencias que los amantes de las carreras paladeamos. Ese niño que se fue con Todo Azul a París durante dos meses y medio para preparar un Arco del Triunfo, que nunca llegó a correr, sin saber una palabra de francés… Ese es Pepe Barderas. Ganador de la vida y feliz de recordar su historia. Con lágrimas en los ojos…

Gracias Pepe.



Podría interesarte...

PRONOTURF ®