Jacira (2003) | Foto: Pedro Martínez

A.Suescun

06 de agosto de 2020

La reina del verano donostiarra

La primera de las tres patas que forman la particular “Semana Grande” de Grandes Premios que se disputan en el Hipódromo de San Sebastián es el GP Hotel María Cristina (antiguo Kutxa). Una carrera reservada para las yeguas de tres años en adelante sobre la distancia de 2200 metros. Conocido como el Kutxa para los aficionados, actualmente patrocinado por el Hotel María Cristina se viene disputando todos los veranos normalmente la jornada previa a la Copa de Oro. De esta manera se corona a la reina del verano donostiarra entre las hembras.

Pues bien, observando el historial de la carrera que se remonta al año 1986, donde se pueden sonsacar varias notas interesantes. Para empezar, la primera ganadora de la carrera fue NITZANA con la monta de Mariano Hernández, la preparación de Mauricio Delcher Poulies y los colores de la Cuadra Montsià. Una yegua que además de ganar la primera edición también consiguió llevarse el gato al agua dos años después ganando la misma prueba. Esta segunda vez fue cambiando los protagonistas, porque fue bajo la dirección de Florentino González, el entrenamiento de José Luis de Salas y la chaquetilla de Madueño. 

No obstante, el capítulo de dobletes en la gran cita para yeguas va más allá y es que hay dos ejemplares que no solo han conseguido duplicar victoria en esta carrera, sino que lo han conseguido cosechar en dos ediciones consecutivas. Tal hito lo consiguieron primero, BAY HILL (1995-1996) con los colores de Brocal, la preparación de Antonio Peralvo y las montas de Bienvenido Moreno y Florentino González. Y la segunda en conseguirlo, y capítulo aparte merecería esta yegua, es KANTIA (1999-2000). KANTIA, la que fuera representante de Madroños y entrenada por Mauri Delcher Sánchez, ganó con las montas de Iván Borrego y José Luis Martínez respectivamente. Es más, la campeona verdirroja consiguió además vencer el Kutxa en el año 2000 también triunfó en la milla del Gobierno Vasco, solo 7 días después de coronarse la reina del verano. Un logro que no ha vuelto a repetirse.

Asimismo, varias son las yeguas de gran calidad que han sumado esta prueba a su palmarés como, por ejemplo, por mencionar algunas a TERESA (1987), JACIRA (2003), CASTALIA (2005) o BALDORIA (2007) entre otras. Entre los propietarios destaca en el historial Madroños con las victorias de yeguas históricas como KATHLEN (1994), KANTIA (1999-2000), JACIRA (2003) (aunque fuera en asociación) y BALDORIA (2007). Sin duda, eran yeguas de gran entidad las que tenía bajo sus colores el propietario Félix Sanz. 

Ya entre los entrenadores la saga Delcher es el gran dominante de la carrera con 11 victorias entre padre e hijos. El patriarca, Mauricio Delcher Poulies, se anotó cuatro veces esta carrera, entre otras, la primera edición con NITZANA (1986). A su vez también ganó la carrera con ejemplares de calidad como SUA (1997), POINCIANA (2002) y CASTALIA (2005), que esta última venció en ese mismo año también el Gran Premio San Sebastián. Igualmente, Mauri Delcher Sánchez tiene bajo su posesión 6 triunfos en esta carrera. Además de los cuatro antorchados de Madroños, KANTIA (1999-2000), JACIRA (2003) y BALDORIA (2007), consiguió sumar para él también las victorias de NARYA (2010) y MOST EMPOWERED (2019). De igual modo, faltaría para completar la saga Delcher el triunfo de Christian con FILLY MEDI (2013). 

No habría que desmerecer tampoco los cuatro triunfos de Guillermo Arizkorreta como preparador con ABRIL (2008), ANDALUCIA (2014), GANG OF TEN (2015) y ROCK EYES (2016), con un triplete consecutivo incluido, o los otros cuatro triunfos de Oscar Ortiz de Urbina como jockey con ABRIL (2008), YOU OR NO ONE (2009), NARYA (2010) y BARONIA (2012), tres victorias también de manera consecutiva.

Aunque este gran premio seguro que tendrá especial recuerdo para jinetes como Roberto Carlos Montenegro o Ignacio Melgarejo, por ser la primera gran cita que anotaron en su historial deportivo como jinetes. En el caso de Montenegro el logro se alcanzó en el año 2001 con la victoria de LA CIBELES, que estaba bajo la preparación de Román Martín y los colores de Aretatxo. Una ejemplar de gran calidad tanto como corredora como yegua madre. A su vez, Melgarejo con FARAUNSI dejó el dividendo más alto de la historia de la carrera y casi de cualquier gran premio a disputarse en el turf español. La culpa lo tuvo un dividendo a ganador de 105 euros por euro jugado. Cifras mareantes. 

En definitiva, una carrera clásica del turf español que corona a la mejor yegua del verano donostiarra y que guarda siempre especial importancia en el calendario turfístico. Observando una y otra vez su palmares vemos nombres de muchos quilates, por lo que seguro que en el futuro vemos otras yeguas de un valor especialmente importante sumarse a tal lista. 



Podría interesarte...

Actualidad
Actualidad
Actualidad
PRONOTURF ®