Hurricane Lane domina el Grand Prix de Paris (Foto © APRH / Quentin Bertrand)

Sansovino

17 de julio de 2021

Las grandes carreras europeas en julio

¿Que ha movido a Charlie Appleby para que Hurricane Lane corriera el Grand Prix de Paris el pasado miércoles en lugar del King George VI and Queen Elizabeth Stakes de Ascot dentro de una semana y con una dotación mucho mayor? 

Solo hay una respuesta: no quiere enfrentarle a su compañero de cuadra Adayar que no corre desde que ganó el Derby de Epsom a principios de junio. Allí Hurricane Lane estuvo tercero a casi ocho cuerpos, pero a continuación ganó el Derby irlandés y 18 días después la carrera parisina en Longchamp que se corre todos los años el 14 de julio.

El Grand Prix con sus 2400 metros y reservado a los tres años tiene más méritos para llamarse “Derby francés” que esa carrera de 2100 metros que se corre en junio en Chantilly. La victoria de Hurricane Lane ha sido apabullante. Ha batido por seis cuerpos a Wordsworth de O’Brien con Alenquer de William Haggas tercero, tras haber viajado demasiado atrás, y otro O’Brien, Mediterranean, cuarto. En el día de su fiesta nacional el primer caballo francés fue quinto. Una vez más la explicación de ese fracaso de nuestros vecinos frente a los invasores isleños son las sangres de estos últimos que tanto escasean en Francia. De los cuatros primeros dos son hijos de Galileo y el ganador nieto suyo por Frankel.  Solamente Alenquer no desciende del campeón recientemente fallecido, con un origen netamente alemán.

Si Appleby prefiere a Adayar antes que al Huracán para el King George es que el caballo es realmente bueno y si gana, el preparador británico contará con dos candidatos potentísimos para el resto del verano y para el Arco de Triunfo en octubre. Sin embargo Adayar va a tener enemigos temibles en la carrera de Ascot y son principalmente del género femenino. 

Esta tarde se corre el Oaks irlandés que siempre espera hasta mediados de julio y la inmensa favorita es Snowfall que ganó el Oaks de Epsom por 16 cuerpos. No se espera una carrera muy competitiva con solo ocho potrancas, de las cuales cuatro son de Aidan O’Brien, Snowfall incluida, y otras dos entrenadas por  los hijos del gran preparador, todo queda en familia, por lo que no creo que nos hagamos una idea de cuán buena es. Todavía hay alguna duda al respecto: el tiempo que registró en Epsom fue bastante peor que el del Derby y las que estuvieron detrás de ella no han brillado en sus siguientes carreras con la excepción de Santa Barbara, que solo fue quinta en el Oaks de Epsom, pero claramente no corrió entonces con su valor actual que le ha permitido ser  segunda en el Pretty Polly del Curragh  y ganar un Grupo 1 en Estados Unidos.

En todo caso  Snowfall y Santa Bárbara no correrán, salvo sorpresa, en el King George, está demasiado cerca, y la gran baza de O’Brien es Love. La magnífica yegua de cuatro años tomará la salida en Ascot el sábado 24 y probablemente en el Arco de Triunfo en octubre. Interesantísimo ese enfrentamiento con Adayar de la semana que viene, con varios convidados a respetar: Mishriff que va a mejorar su tercero en el Eclipse ganado por St Mark’s Basilica que antes había ganado el Prix du Jockey Club en Chantilly, Lone Eagle, segundo del Derby irlandés y otra yegua de edad, Wonderful Tonight, que tiene mucho que decir si corre. Puede que todavía sea un año de yeguas. 



Podría interesarte...

Internacional
Internacional
PRONOTURF ®