David Egan celebra el triunfo de Mishriff en York (Foto Grossick Racing)

Sansovino

25 de agosto de 2021

Los mejores después del meeting de York

En el reciente meeting de verano de York se produjeron dos auténticas “demoliciones” como les gusta escribir a los periodistas británicos: Mishriff y Snowfall desclasaron a sus rivales de forma inmisericorde. El primero lo hizo en el Juddmonte International Stakes sobre los 2.100 metros dejando a seis cuerpos a Alenquer y Love y marcando un tiempo excepcional.

El historial de Mishriff representa un ejemplo de cómo los entrenadores no siempre pueden controlar la forma de los grandes campeones. Casos como el de Sea the Stars hace unos años no son frecuentes. Su veterano entrenador, John Oxx, se había propuesto que quedara imbatido después de su debut a dos años donde fue cuarto. Tras siete triunfos consecutivos, entre ellos las 2000 Guineas, el Derby de Espsom, el Eclipse, el Juddmonte y el Champion irlandés, la última carrera del medio hermano de Galileo iba a ser el Arco de Triunfo de 2009.  Desde un mes antes, Oxx anunció que no correría si la pista estaba ligeramente blanda y se mostró inasequible a cualquier discusión. Era un requisito exigente porque en París suele llover bastante en octubre, pero por fortuna no lo hizo ese año y Sea the Stars ganó también el Arco.

La carrera de Mishriff (Make Believe y Raven’s Pass) ha estado bastante más descontrolada. Fue batido tres veces antes de empezar a ganar buenas carreras el año pasado.  Su primer Grupo 1 fue el Derby francés en julio donde no era favorito y después estuvo muy batido en Newmarket en octubre con pista blanda. En enero marchó a Medio Oriente y ganó la Copa Saudí en Riyadh, sobre 1.800 metros y en arena, posiblemente por capricho de su propietario, el príncipe Faisal, pero ingresando varios millones de dotación. Sorprendentemente John Gosden le matriculó a continuación en la Dubai Sheema Classic de Meydan, en hierba y sobre 2400 metros, distancia que no había hecho nunca. Mishriff batió de finales a dos de los mejores caballos japoneses.

En julio regresó a Europa y solo pudo ser tercero del Eclipse (2000 metros), batido por St Mark’s Basilica y Addeybb. Después subió de nuevo a los 2400 metros del King George donde no era nada favorito. En esta web se advirtió que: “Mishriff subió a los cielos en Meydan y ahora se le descarta (paga 8 a 1) solo porque fue tercero en su primera carrera del año en Europa, nada menos que el Eclipse, pero pudo necesitar la carrera y ahora sería otro”. Así fue y Mihsriff fue segundo del gran Adayar a cuerpo y medio. De nuevo bajó a los 2100 metros la semana pasada en York y destrozó a sus rivales. Ahora es el mejor caballo de edad del mundo según las “tablas” del Racing Post.

Ahora, los Gosden y el príncipe saudí tienen dudas sobre donde correr la próxima. Como parece, solo parece, que es un poco mejor en 2000 metros tiene las opciones de los dos Champions: el irlandés en septiembre y el británico en octubre y luego ya vendría la Breeder’s o la Copa de Japón. Sin embargo, surge la duda: ¿y por qué no el Arco de Triunfo? Mishriff lo ha hecho muy bien las dos veces que ha abordado los 2400. Desde luego las cosas no están tan claras como las tenía John Oxx con Sea the Stars.

En cambio no hay dudas con Snowfall: En este momento la potranca japonesa de O’Brien (Deep Impact y Best of The World por Galileo) es la favorita del Arco de Triunfo, tras la demolición de sus rivales en el Yorkshire Oaks continuando la racha de los Oaks inglés e irlandés. Los analistas desconfiados tenemos sin embargo cierta prevención. La segunda a cuatro cuerpos en York fue Albaflora, una buena colocada en grupos, pero nada más y la que a priori podía poner más en problemas a Snowfall, Wonderful Tonight, estuvo cuarta pero claramente no corrió en su mejor valor; prefiere pista blanda y venía de batir dos veces a Albaflora que ahora ha estado delante.

Snowfall domina en York a 200 metros de meta 

Snowfall domina en York a 100 metros de meta 

Así las cosas, el Arco de Triunfo de 2021 puede ser muy competitivo. Por supuesto correrá alguno de los dos potros dominadores de derbies de Charlie Appleby: Adayar o Hurricane Lane o quizá los dos y puede que también lo haga St. Mark’s Basilica de O’Brien y alguna de sus otras yeguas como Santa Barbara. Love parece más encaminada al Prix de La Opera.  Pocos hay aparte de los citados para imponerse en una carrera como el Arco, salvo quizá alguno de la, hasta ahora, débil oposición francesa, seguramente del gran Fabre, y también es probable que viaje, como otras veces, alguno de los mejores japoneses, en su eterno y frustrado intento, hasta ahora, de ganar la gran carrera. Tendremos alguna pista en las preparatorias de Longchamp, a primeros de septiembre. 




Podría interesarte...

PRONOTURF ®