J.F.Díaz

01 de octubre de 2021

RODABALLO se deja ver por París y pasa a ser el nuevo ídolo del turf español

RODABALLO se lo ha ganado en la pista. Sus propietarios por la dedicación y entrega al mundo de las carreras de caballos. Guillermo Arizkorreta y equipo por su profesionalidad y el arte de saber gestionar lo que sucede alrededor de una gran cuadra y José Luis Martínez por ser un JOCKEY con mayúsculas y por soñar, desde el primer día que se subió en el hijo de LOPE DE VEGA, con poder hacer lo que va a ejecutar el sábado, que no es otra cosa que codearse con la élite mundial, ser uno más en el meeting del Arco. Casi nada.

La aventura es arriesgada, valiente, pero estamos ante la gran oportunidad que el turf español lleva buscando desde que NOOZHOH CANARIAS pisara idéntico meeting. RODABALLO se debe convertir en ese nuevo héroe que se necesita, en esa referencia equina que haga crecer a la afición, que la enganche para ser el vivero de futuro propietarios, de nuevos o mejor dicho parecidos, ya que los Pata Negra, los surgidos alrededor de una mesa, son irrepetibles.

RODABALLO ha ido creciendo, mejorando desde aquel frío mes de diciembre en el que VIANA le arrebatara la victoria. Ahora es todo un señor purasangre, pero antes no fue más que una ilusión de unos cuantos aficionados que buscaban un proyecto en común con el que justificar comidas y charlas de lo que más nos gusta, que no es otra cosa que las carreras de caballos.

Ya sabemos que en esta ocasión se ha quedado un Daniel Wildestein durísimo. Qué más da. Es un Grupo 2 y en el meeting del Arco. ¿Qué esperaban? Una alfombra roja. Da lo mismo. Ya sé que hay ganadores de Grupo 1 y caballos con más valor, pero seguro que sus once rivales preguntarán por este RODABALO (pronunciación de Baden Baden) y cuando miren sus papeles, algún temblor les entrará. 

José Luis Martínez ha estudiado la carrera al detalle. Sabe que el caballo, ese que a diario cuida Arguinzones, está recuperado del esfuerzo alemán y dispuesto a poner en marcha el motor cuando llegue lo decisivo de esos 1.600 metros de Longchamp. El terreno estará de su gusto, es decir, blando, aunque no olvidemos que viene de ganar un Grupo 2 en seco, lo que le ha valido un valor de 51,5. Un número como otro, pero que a nosotros nos dice mucho.

El sábado en Longchamp no voy a ser objetivo. Ni pretendo serlo. Sobre el verde, en la grada y alguno en Madrid con el cuello estirado, son amigos, de esos que en plena pandemia buscaban la manera de abrir el hipódromo. Delante del ordenador, del teléfono o lo que sea habrá muchos aficionados, que gritaremos como locos, nos dejaremos la garganta porque nuestro ídolo estará en el verde parisino. El de todos. ¡Vamos RODABALLO!

Como han podido comprobar me dan igual los rivales, solo me importa el de PATA NEGRA RACING. Por cierto, qué puntería con el nombre de la cuadra.



Podría interesarte...

PRONOTURF ®