Rafa Lorente

A.Suescun

16 de enero de 2021

Vuelve la competición y la “normalidad” para los donostiarras tras los casos de Rinoneumonía

El pasado 7 de enero la actividad diaria del Hipódromo de San Sebastián sufrió restricciones importantes debido a dos casos de Rinoneumonía Equina detectados entre los caballos entrenados en las instalaciones vascas. Un tipo de herpes vírico que es muy contagiosa, trasmitible por el aire y que puede provocar problemas respiratorios, tos, fiebre o abortos, en su caso. Además, esta enfermedad las últimas semanas ha tenido un brote importante en las instalaciones del Hipódromo de Pau. Precisamente se cree que este contagio pudo venir de esas varias idas y venidas realizadas estos meses invernales al recinto francés por parte de los profesionales donostiarras y que hizo que a la postre desgraciadamente la enfermedad llegase también a San Sebastián.

Por todo esto, una vez que la veterinaria del hipódromo hiciese constancia de esos dos casos comunicó sobre esta situación sanitaria a la Diputación Foral de Gipuzkoa. En consonancia, debido al alto nivel de contagio de la enfermedad, el citado 7 de enero el Director General de Agricultura y Equilibrio Territorial de la Diputación Foral de Gipuzkoa ordenó la inmovilización del Hipódromo de San Sebastián, prohibiendo entre otras cosas la entrada y salida de caballos entrenados allí hasta nuevo aviso. Este hecho evidentemente ha conllevado efectos negativos, entre otros, el no poder competir fuera, y en especial en la transitada y habitual temporada invernal de Pau. Una restricción que ha tenido unas consecuencias sin duda directas en los profesionales que trabajan a diario en las instalaciones donostiarras.

Sin embargo, y por suerte la evolución de los dos infectados ha sido bueno y no se han sumado nuevos casos durante todos estos días, por lo que a partir de la semana que viene todo volverá a la “normalidad”, aunque siempre con precaución. La noticia de la vuelta a la normalidad ha sido recibida con gran alivio por los profesionales donostiarras y esperan que no vuelva a ocurrir algo similar próximamente. La incógnita eso sí estará en cómo ha podido afectar a los caballos este mini parón. Iremos viéndolo. Decimos que se recupera la normalidad entre comillas, ya que France Galop ha impuesto últimamente unas medidas extraordinarias por los casos de Rinoneumonía que han sido detectados por ejemplo en hipódromos como Pau y Cagnes Sur Mer. Dos de los escenarios que, por cierto, son de los más transitados en estos momentos por los profesionales que entrenan en la pista de Zubieta. A los caballos que quieran correr en estos lugares se le exigirá asimismo un PCR negativo de Rinoneumonía con una suficiente antelación, incluso en algunos hipódromos esa PCR negativa será también exigible en el caso del Covid-19 para cualquier persona que entre en sus instalaciones (entrenadores, jockeys, mozos…).

De los entrenadores que trabajan en San Sebastián será Miguel Alonso quién la semana que viene abrirá la veda, concretamente el martes 19 de enero en Pau con una doble participación. Serán esta vez los reenganchados ZERI y BORDER CITY los protagonistas en la fibra de Pau que defenderán las opciones del joven preparador. En las fechas próximas, se espera que el número de partants donostiarras en Pau vuelva a coger fuerza y normalidad, vistas las inscripciones que hay en estos momentos para las próximas jornadas previstas. Ojalá la espera merezca la pena y que venga acompañada de éxitos…



Podría interesarte...

PRONOTURF ®